En Español

Ministro de Defensa, Celso Amorim, Recibe Delegación que Pide Retirada de las Tropas de Haití

By Miguel, por el BPA

El 10 de julio, en una reunión en el Ministerio de Defensa, en Brasilia, Markus Sokol presentó al ministro de Defensa, la Campaña por la retirada de las tropas de la ONU de Haití, que en noviembre de 2011 organizó el Acto Continental en la Cámara Municipal de Sao Paulo, Brasil, el cual contó con representantes de siete países, y convocó a la Jornada Continental del 1 de junio de 2012 que tuvo actos en diez países, entre ellos, en veinte ciudades brasileñas. Se presentaron delegaciones ante los gobiernos para demandar el retiro de las tropas. En el caso de Brasil, esto último propició la audiencia con el ministro de Defensa.

Sokol cuestionó la presencia de la Minustah (Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití, siglas en francés), que desde hace ocho años no ha logrado ninguna estabilización ni ha aliviado la miseria, por el contrario, ha creado una situación de sucesivos fraudes en elecciones presidenciales sin que llegara la anunciada ayuda internacional, y preguntó: “¿Por qué estamos allí? ¡Un ex ministro (Jobim) dijo que estábamos entrenando para escalar los cerros de Rio (de Janeiro, NdT), esto no puede ser! Las manifestaciones en Haití siguen pidiendo la restauración de la soberanía nacional y la retirada de las tropas. Hay un desgaste, como pasó en la reciente invasión de la Facultad de Ciencias Humanas (FASCH) por tropas brasileñas, con protesta del Rector de la Universidad.Esos hechos no pueden ser de este gobierno (gobierno federal del PT), más bien parecen actos de gobiernos como el de Alckmin y Serra”. (Gobiernos estatales del PSDB en Sao Paulo, NdT).

El diputado Ferro subrayó que “hace ocho años creía que las tropas deberían  permanecer por un periodo determinado, pero hoy, en los hechos, no encuentro justificación para la permanencia”.

El diputado Adriano Diogo aplaudió el retiro del ejército del Cerro do Alemao (Rio de Janeiro), haciendo énfasis en que “las tropas no pueden mediar conflictos sociales. Nosotros estamos en contra deque intervenga el ejército. La idea de que el ejército intervenga en esos conflictos viene de la Escuela de las Américas (de EU). Tenemos que eliminar esto de nuestra historia”. Terminó preguntando al ministro “¿cuál es el cronograma de la retirada?”.

Alexandre Conceicao afirmó “la posición del MST es por la retirada de las tropas. Mantenemos una Brigada en el país desde hace muchos años, en un proyecto de cooperación con movimientos campesinos, a cambio de experiencias, al mismo tiempo recibimos en Brasil delegaciones de haitianos para cursos de formación. Así debería de ser la cooperación de Brasil con Haití”.

Fignolé St. Cyr vino a Brasil invitado por la CUT y asistió a la reunión con el ministro de Defensa. La CUT apoya la lucha por el retiro de las tropas. Los dirigentes de la central no pudieron participar en la audiencia con el ministro de Defensa porque estaban en el Congreso de esa Organización en Sao Paulo.

Fignolé explicó que vino a “solicitar la solidaridad de los brasileños para la reconstrucción de Haití, no solo material, sino también de su soberanía, que es incompatible con la presencia de las tropasenviadas por las potencias occidentales”.

El dirigente haitiano consideró que “después de ocho años, las fuerzas llamadas de estabilización, son verdaderas tropas de ocupación que han llevado al país la epidemia del cólera y han violado lasoberanía. Brasil podría ayudar dando el ejemplo y retirando sus tropas. Estuve en la ONU el año pasado, pero no nos han dado ninguna perspectiva, ninguna fecha. Pero lo que quiere el pueblohaitiano, lo que piden las organizaciones del movimiento sindical y popular, es la retirada de las tropas”.

El ministro Celso Amorim justificó el envío de tropas (“evitar el caos”), rechazó que fueran instrumento “colonialista de potencias”. Añadió que “nuestra intención es salir de Haití, pero tiene que ser en acuerdo con otros ministerios (del gobierno) y con otros países, en particular de América del Sur y de la ONU, pues no podemos hacer nada de manera unilateral. La presencia de las tropas fue solicitada por el gobierno de Haití, y el Consejo de Seguridad de la ONU es la única instancia que legitima este tipo de intervención. Pienso que ya se ha prolongado más de lo deseado, lo que puede haber generado uno u otro conflicto, mas todo incidente fue investigado. Tenemos que planear una retirada gradual y repito, a partir de un diálogo con nuestros pares de la Unasur que tengan tropas allá”.

El ministro reconoció que “la reivindicación de que se indemnice a las víctimas del cólera amerita un examen de la ONU” y dice “no tener información de los hechos ocurridos en la facultad”.

“Podemos tener visiones distintas, por eso valoro el diálogo”, concluyó, “como ciudadano he hablado lo que pienso, tenemos que retirar las tropas. Ahora, como ministro, digo retirar, sí, apurar sí, pero no una retirada abrupta y desordenada, es sensata la retirada gradual; en mi opinión dejaría un batallón y lo completaría con ingenieros, técnicos, pero la ONU no lo ve así”.

El ministro recibió de las manos de Bárbara Corrales, un expediente con el reporte de la Comisión Internacional de Investigación acerca de los abusos y crímenes cometidos por la Minustah, incluso el documento de la reciente invasión de la FASCH por tropas brasileñas.

Finalmente, preguntado acerca de una propuesta de cronograma de retirada, el ministro concordó en realizar una nueva audiencia en tres meses, “antes de la discusión acerca de la renovación del mandato de las tropas en la ONU el 15 de octubre”.

Tags:

No comments yet.

Add your response