El Organizador

AGJOBS: MODERNO PROGRAMA BRACERO

By adm0

Por RODRIGO IBARRA
Nov 2010

La política migratoria de Estados Unidos históricamente ha sufrido la contradicción entre las demandas de trabajadores extranjeros de la cual depende la agricultura y la reacción interna por limitar la migración de trabajadores, porque supuestamente compiten por los puestos de trabajo y reducen los salarios de los trabajadores domésticos.

Quiénes hoy promueven el nuevo programa bracero (AgJobs) argumentan la existencia de escasez de mano de obra. Por lo general, la escasez se explica por la relación desigual entre la oferta y la demanda. Significaría que no hay suficiente mano de obra estadounidense, lo que no es el caso sobre todo para una economía que aparte de tiempos de crisis como la actual conserva pleno empleo para su mano de obra.

En este caso, la escasez de mano de obra puede tener varias fuentes. En la definición general la escasez se presenta cuando la demanda de fuerza de trabajo es mayor que la oferta, o sea que hay puestos vacantes que no pueden o es muy difícil de ser llenados. Otra cosa más específica es la escasez de mano de obra especializada en ciertas ramas industriales, que puede derivar de un crecimiento lento del número de puestos de trabajo demandados.

Los ejemplos más notables del debate migratorio en Estados Unidos como la agricultura, la jardinería y de algunas ramas de servicios como hotelería, restaurantes y limpieza no se debe por tanto a la escasez general de mano de obra local. Se trata de una escasez causada por las políticas salariales y de ausencia de beneficios que conservan los salarios bajos y las condiciones de trabajo pésimas en las multimillonarias industria de la agricultura y en la industria turística, o sea, se trata de una escasez provocada a causa del interés del beneficio del capital por la contratación de mano de obra indocumentada y barata.

Veamos. California es uno de los estados de la Unión que más demanda fuerza de trabajo indocumentada para la agricultura y algunos servicios. Observemos la contradicción entre la mano de obra doméstica y la indocumentada. Según el Bureau of Labor Statistics del Departamento de Trabajo, en el estudio “Occupational Pay Comparisons Among Metropolitan Areas, 2009″: “El promedio pagado a trabajadores civiles en el área metropolitana de San José-San Francisco- Oakland, en California fue del 20% superior al promedio nacional en 2009″. Para calcular el promedio se usan los ingresos por sueldos y salarios, comisiones y producción de bonos. El índice de salario promedio para 2009 fue de $40,711.61 dólares por año (National Average Wage Index, Social Security Online).

Los trabajadores indocumentados que laboran en la agricultura o en los servicios como meseros o limpiando edificios no cuentan para estos cálculos. En comparación, los bajos salarios pagados en el sector agrícola de Estados Unidos, con todo, son mucho menor que en casi cualquier otra industria. El salario mínimo horario que por ley los empleadores deben pagar en Estados Unidos es de $7.25 dólares la hora. En California es de $8 dólares. Pero para un asistente administrativo que gana un salario medio de $35 dólares la hora es impensable tomar una posición vacante en los campos agrícolas o como empleado de limpieza en los edificios de San Francisco. Bajo estas condiciones de desigualdad entre los salarios agrícolas y el resto de ocupaciones, muy seguramente la escasez de mano de obra rural seguirá demandando mano de obra de México o de América Central.

Desde la perspectiva de los países expulsores, en México, por ejemplo, el salario en la agricultura y en los mismos sectores de servicios considerados asciende a un poco más de $0.70 centavos de dólar. La correspondencia es de 10 a 1. Una jornada laboral de ocho horas de trabajo en México representa el pago de una hora del salario mínimo en los campos agrícolas de Estados Unidos. En condiciones de la destrucción de las economías con los Tratados de Libre Comercio este desequilibrio salarial sirve de poderoso impulso para atraer la inmigración hacia Estados Unidos que se disparó en las últimas cuatro décadas.

El Servicio de Inmigración y Naturalización, por su parte, se ha mostrado incapaz de controlar la inmigración sin amenazar ciertas industrias que presionan por mano de obra indocumentada y barata. Es en este ambiente que los Programas de Trabajadores Huéspedes han servido como una solución acordada entre empleadores de las corporaciones agrícolas y los gobiernos de Estados Unidos y México, sucesivamente desde 1917.

El intento mayor para saciar la escasez de mano de obra barata fue el Programa Bracero, consistente en un sistema bajo el cual las corporaciones agrícolas contrataban jóvenes trabajadores mexicanos pagándoles salarios bajos y devolviéndolos a México cuando ya no los necesitaban.

Como trabajadores indocumentados, los trabajadores braceros fueron sujetos a la explotación y al abuso racista por parte de sus empleadores. El Programa Bracero desapareció oficialmente, pero se establecieron sistemas visas para trabajadores temporales (H2A, H2B, etc.), como parte del sistema migratorio legal.

Desde 1995 grupos de legisladores de los partidos Republicano y Demócrata muy cercanos a los intereses corporativos han introducido repetidamente propuestas de ley para ampliar los Programas de Trabajadores Huéspedes revisando los programas de Visa H-2A y H-2B, los cuales permiten el ingreso de trabajadores extranjeros temporales. Las propuestas existentes contienen un estricto control de los gobiernos de Estados Unidos y los países de origen (control de la policía y de la Migra), y proporciona todo el poder a los empleadores y patrones sobre los trabajadores huéspedes. En algunas de las propuestas se contempla rebajas en los salarios, eliminación de protecciones laborales y sobre todo, significaría la eliminación de cualquier poder de negociación de los derechos de los trabajadores. En una revisión de la visa H2A realizada por el gobierno de George Bush se lograrían introducir las provisiones más dañinas, que luego fueron revocadas por el nuevo gobierno de Obama.

El control policíaco y del ICE-La Migra sobre la vida cotidiana de los trabajadores huéspedes y las condiciones de sometimiento a la patronal les ha hecho ganarse el calificativo de “trabajo esclavo oficial”. Los trabajadores viajan desde México custodiados en los autobuses como prisioneros; sus pasaportes son retenidos por los empleadores -en la mayoría de los casos son empresas contratistas que con frecuencia están ligadas a actividades delictivas en las fronteras–. Por Ley los empleadores proporcionan dormitorio y alimentación para sus trabajadores huéspedes de manera que siempre se mantienen bajo custodia en el ámbito del centro de trabajo, y no tienen la libertad de buscar trabajo con otro empleador. En todo caso, estos supuestos beneficios de alojamiento y comida son descontados del pago hecho por el empleador. Las quejas de trabajadores huéspedes contra las empresas contratistas abundan en los juzgados por incumplimiento de los acuerdos con los trabajadores en sus países de origen.

El precio para aplicar por una visa H-2A para la industria agrícola es carísima para estos trabajadores. Para venir a Estados Unidos a trabajar como braceros hacen préstamos de miles de dólares que consiguen hipotecando o vendiendo sus pequeñas propiedades rurales o urbanas.

Muchos de ellos invierten lo acumulado durante sus vidas para venir a Estados Unidos, de modo que cuando las promesas de beneficios son incumplidas lo pierden todo.

La propuesta de Ley AgJOBS (H.R. 2414) Agricultural Jobs Opportunities, Benefits, and Security Act of 2009, también es una propuesta bipartidista introducida en el Senado hace una década, defendida por importantes grupos empresariales agrupados en la Cámara de Comercio de los Estados Unidos; el Consejo Legislativo de la Pequeña Empresa; Americanos por una Reforma de los Impuestos; Alianza para la Libertad de los Trabajadores; Asociación Nacional de Condados; la coalición de sindicatos Change to Win; y United Farm Workers of America (UFW). AgJOBS formó parte de la propuesta migratoria reaccionaria del senador Charles E. Schumer (propuesta que a su vez es similar a la Ley SB 1070 de Arizona). Esta propuesta crearía un nuevo Programa Bracero. Brindaría la oportunidad de conseguir un estatus migratorio legal a los trabajadores agrícolas indocumentados que ya viven y trabajan en Estados Unidos bajo el estatus de Tarjeta Azul. Además proporcionaría un nuevo programa para traer nuevos trabajadores temporales. El principal problema es que se reduce únicamente a trabajadores agrícolas dejando fuera a millones de trabajadores indocumentados y los que se beneficien de una Tarjeta Azul serán sometidos a la migra y a la patronal, en un ambiente laboral de esclavitud moderna. En efecto, la propuesta de Ley AgJOBS 2009 concede una categoría migratoria llamada “Blue Card Status” (Estatus de Tarjeta Azul), designada para dar permisos de trabajo a trabajadores que han realizado labores agrícolas en Estados Unidos durante al menos dos años consecutivos, terminando el primer día de la promulgación de la Ley; que hayan ganado $7.500 dólares en concepto de actividades agrícolas o que hayan trabajado 863 horas o efectuado 150 días de trabajo.

Se establecen regulaciones para la colaboración entre los gobiernos de Estados Unidos y de los países beneficiarios, la Secretaría de Estado, del Trabajo, de Agricultura, y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Esta colaboración interinstitucional ya ha sido establecida por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para la implantación de los diferentes programas del Immigration and Custom Enforcement o ICE (el antiguo Departamento de Inmigración). El control de la migra y de la patronal es lo que concede a AgJOBS el contenido que garantiza la “Seguridad Nacional”, concepto sobre el cual se basa toda la política migratoria.

La aplicación debe ser sometida mediante una representación legal reconocida por la Junta de Apelaciones de Inmigración (un abogado, ONG, servicios sociales), los cuales pueden incurrir en penalidades si se descubre que los documentos presentados en el proceso son fraudulentos. En un proceso que abarca hasta ocho años los beneficiarios pueden acceder a un cambio de estatus de Tarjeta Azul (condicional) a Tarjeta Verde (Residente Permanente). Durante los primeros 5 años, se emitirían un máximo de 1,350 mil tarjetas azules, lo cual representa el total estimado de trabajadores agrícolas.

El estatus de Tarjeta Azul también cubre a la esposa (so) e hijos que residen en Estados Unidos. Tal tarjeta contendrá un código cifrado que puede ser leído por una máquina electrónica de identificación de extranjeros, contiene identificadores biométricos (ADN), huellas y fotografías digitales.

A diferencia del Programa de Trabajadores Huéspedes (Visa H-2A) es que AgJOBS permite algunos derechos laborales: AgJOBS contempla una revisión de la Visa H-2A, y los trabajadores y sus representantes sindicales podrán llevar a juicios a los empleadores ante el Departamento del Trabajo cuando se sientan ofendidos en sus derechos con relación al irrespeto a las leyes laborales en lo que se refiere a las condiciones laborales y a salarios.

Actualmente la visa H-2A no permite el ingreso de trabajadores temporales para realizar labores ganaderas, a pesar de que la mano de obra de trabajadores latinos inmigrantes forman gran parte de este sector. Esto sería revisado por AgJOBS. * Cómo todas las propuestas bipartidistas existentes AgJOBS se enfoca en el concepto de Seguridad Nacional.

En el punto 3 de los requerimientos para acceder a un ajuste de estatus para trabajadores agrícolas o Tarjeta Azul, la propuesta de Ley establece que serán admisibles en los Estados Unidos bajo la sección 213 de la INA Immigration and Nationality Act (8. U.S.C 1182), que se refiere a la discrecionalidad al admitir extranjeros por acciones relacionadas con terrorismo. La discrecionalidad en cada caso es sujeta a la voluntad de los oficiales del DHS o más específicamente de los patrones y oficiales de la migra/ICE.

Ahora bien, en ningún momento hay que olvidar que el objetivo principal de la migra/ICE consiste en perfeccionar su capacidad para arrestar y deportar a todo inmigrante indocumentado de Estados Unidos.

Como en todas las propuestas de Reforma Migratoria existentes, con AgJOBS exigen llenar solicitudes para abrir el largo proceso de legalización, con procedimientos que no sólo no garantizan la confidencialidad sino que los datos personales proporcionados son susceptibles para usarlos no para fines de legalización, sino para la deportación.

Según la institucionalidad establecida desde los ataques a las torres gemelas del 11 de septiembre 2001, la colaboración interinstitucional permite que los datos personales proporcionados por quien quiere el cambio de estatus migratorio sean compartidos entre la Policía y el ICE (287g) . Además existe en la ley una regulación para las relaciones entre la Secretaria de Estado, de Trabajo y de Agricultura.

Un extranjero que aplica a una Tarjeta Azul debe tener un record de policía limpio tanto de delitos menores como de delitos graves. Una vez recibida la Tarjeta Azul puede ser retirada si el portador comete tres delitos menores o cualquier delito grave, y automáticamente sujetos a deportación. De hecho esta exigencia elimina del beneficio a miles y miles de trabajadores indocumentados, que desde ahora ya son perseguidos por medio del Programa Comunidad Segura, que coordina el sistema de prisiones con datos del Seguro social y del ICE.

En otras palabras, nombres, direcciones, teléfonos, sitios de trabajo, número de miembros en la familia viviendo juntos, lugar de origen, quiénes son sus familiares, etc. es información que podría servir al gobierno para construir una lista que van a compartir entre el gobierno, el DHS y la Migra/ ICE.

El ajuste de estatus migratorio está sujeto a los patrones y agencias contratistas agrícolas.

La Tarjeta Azul puede terminar si el empleador considera a discreción que el trabajador no ha podido realizar el empleo agrícola para el cual ha sido contratado. Este requerimiento representa una amenaza constante, si se considera que la ley también provee una cláusula llamada Record de Empleo: “Cada empleador de un portador de la Tarjeta Azul debe proporcionar a las oficinas de inmigración un informe escrito sobre el desempeño del trabajador”. Un atenuante a esta situación puede ser que el trabajador pruebe que la terminación del empleo fue por causa injustificada.

El informe anual por escrito que el empleador debe pasar a las oficinas de inmigración es una condición para conservar la Blue Card. Para el trabajador eso significa el sometimiento a la esclavitud laboral que ya se pone en práctica mediante el Programa de Trabajadores Huéspedes.

Este tipo de lenguaje en las cláusulas laborales abre vías a todo tipo de abusos, tanto por parte de los patrones directamente como por parte de sus representantes en las empresas contratistas.

La Tarjeta Azul no da derechos a servicios públicos.

A pesar de que por la misma propuesta de ley el beneficiario de una Tarjeta Azul tiene obligación de pagar todos los impuestos requeridos por la ley, a causa del estatus de tarjeta azul, sus portadores no podrán recibir asistencia ni servicios según la sección 403 (a) del Personal Responsability and Work Opportunity Reconciliation Act de 1996; o sea no tendrán acceso a programas de ayuda familiar; vivienda; cobertura médica, Programas de seguro para niños; ni ayuda para bonos de comida o nutrición.

Su objetivo es que los beneficios públicos no constituyan un incentivo para promover la inmigración en Estados Unidos, a pesar de que los trabajadores indocumentados según datos de la Administración del Seguro Social han aportado cerca de $12 mil millones de dólares anuales al flujo efectivo del programa de pensiones, sin poder acceder a los fondos de pensión o compensación de desempleo para lo cual cotizan. Es una inversión multimillonaria que se pierde para los indocumentados. Pero la sociedad estadounidense gana. Las contribuciones tributarias de los inmigrantes financian servicios vitales para la clase media, como escuelas públicas y sobre todo, aportan para el servicio de las jubilaciones de la generación conocida como “baby boomers” la generación de niños nacidos después de la II Guerra Mundial, cuando Estados Unidos experimentó un aumento poblacional. El aporte de los indocumentados es crucial en momentos en que se debate la crisis presupuestaria y la amenaza al sistema de Seguro Social en Estados Unidos.

El ajuste migratorio para Residente Permanente (Green Card) incluye Procedimientos tardados y difíciles.

Para conseguir el estatus de residente permanente (Green Card) el portador de una Tarjeta Azul deberá haber trabajado durante al menos 5 años continuos (por un período de al menos 100 días laborales por año) a condición que haya cumplido con los requerimientos de presentación de la documentación verdadera (sin cometer fraudes) y del record de trabajo proporcionado por el empleador cada año durante esos cinco años. Esta medida contra el fraude implicaría a las vez un freno a la inmigración de familiares que no sean esposo o hijos, pues no podrían probar que han trabajado en la agricultura en el tiempo requerido.

También pueden negar el estatus de Tarjeta Azul a quienes no cumplan en tiempo con todos los procedimientos exigidos, exponiendo por esa causa al trabajador a una segura deportación.

Con la ficha en mano, partir de cualquier error el ICE puede usar la información de la solicitud para efectos de deportación.

Revisión de la Visa H-2A

Bajo el Programa de Trabajadores Huéspedes los empleadores (la figura del empleador puede ser la corporación directamente o una empresa contratista) pueden reclutar trabajadores mediante el consulado mexicano si pueden documentar el argumento de escasez de mano de obra local. El gobierno federal ha aplicado esta política por más de un siglo.

Hay que insistir en decir que los trabajadores inmigrantes indocumentados son necesarios para la economía de Estados Unidos porque representan mano de obra barata, pero no son bienvenidos en Estados Unidos, donde sufren de xenofobia y discriminación. Los abusos abundan en los lugares de trabajo mientras que el rechazo social y político es contradictorio con las necesidades del capital agrícola por mano de obra barata.

En tiempos de la más profunda crisis económica el rechazo oficial y de la sociedad hacia los trabajadores inmigrantes indocumentados es creciente e insoportable debido a los programas del ICE que los busca para deportarlos. Esos factores juntos favorecen el apoyo bipartidista de demócratas y republicanos hacia programas de trabajadores huéspedes o temporales, mediante la Visa H-2A. Un programa que restringe el acceso a los derechos y beneficios de las leyes laborales.

El principal problema es que la promoción del ingreso de trabajadores temporales (huéspedes) excluye a millones de trabajadores que han trabajado durante décadas y echado raíces en Estados Unidos.

Desde otro ángulo, el trabajo temporal implica de manera inherente enorme rotación laboral, lo cual es contrario a normas básicas de productividad que exigen trabajadores especializados, que se logra mediante la experiencia en la misma posición de trabajo.

“El programa permite el ingreso de trabajadores extranjeros a los Estados Unidos cuando no hay trabajadores estadounidenses cualificados disponibles y cuando el empleo de trabajadores extranjeros no afectará negativamente los salarios y condiciones laborales de empleados estadounidenses en condiciones similares”. Los trabajos que deben realizar bajo el Programa de Trabajadores Huéspedes (Visa H-2A) deben ser para ciertas temporadas del año, en relación con los períodos de las labores agrícolas de siembra o cosecha o por cortos períodos de tiempo, siempre menos de un año.

Contra el Programa de Trabajadores Huéspedes

Desde la perspectiva del movimiento migrante con relación a la propuesta de Ley AgJOBS es la posición favorable al Programa de Trabajadores Huéspedes y a la propuesta de AgJOBS, tomada por los líderes de los trabajadores agrícolas como Arturo Rodríguez Presidente de la UFW en California y Baldemar Velasquez de Farm Labor Organizing Committee (FLOC) afiliado a la AFL- CIO en Ohio. El actual Programa de Trabajadores Huéspedes es el más restrictivo programa de contratación de mano de obra extranjera de la historia de Estados Unidos y AgJOBS es la nueva forma que toma el Programa de Trabajadores Huéspedes.

Peor todavía es el hecho de que ambas organizaciones han establecido empresas contratistas con el fin de reclutar trabajadores huéspedes con oficinas en México, bajo el argumento de que siendo ellos los empleadores, los salarios y las condiciones de trabajo serán mejores para estos trabajadores. Apoyar con vehemencia el “Programa de Trabajadores Huéspedes” al tiempo que cabildean por “AgJOBS” sólo favorece al capital agrícola.

El debate sobre el Programa de Trabajadores Huéspedes como sobre AgJOBS ha conducido a la iluminación sobre las condiciones esclavas en las cuales los trabajadores laboran en los campos agrícolas, lo cual ha conducido a un cuestionamiento generalizado del Programa de Trabajadores Huéspedes, tanto en México como en Estados Unidos.

Al mismo tiempo la dirección del aparato del United Farm Workers of America (UFW), por medio de su presidente Arturo Rodríguez, no sólo legitimó en varias ocasiones la figura del Gobernador Arnold Schwarzenegger sino también la imagen del espurio y fraudulento presidente mexicano Felipe Calderón.

El acuerdo de Arturo Rodríguez con el Programa de Trabajadores Huéspedes y el apoyo a AgJOBS representa otro paso sobre el camino del corporativismo por parte de los líderes que controlan el aparato sindical, y representa una gran amenaza para la existencia misma de la UFW y del FLOC ya que contradice el mandato básico y fundacional de todo sindicato, que consiste en la defensa de los intereses de sus miembros, independientemente de su raza, de su sexo, de su ideología política o de su credo religioso.

El apoyo y la asociación de Arturo Rodríguez y Baldemar Velásquez con las políticas patronales y del gobierno no favorecen el necesario fortalecimiento del movimiento sindical en el campo, sino que por el contrario exponen al movimiento sindical de trabajadores agrícolas al riesgo y la amenaza de castración de los sindicatos en su naturaleza como institución independiente de la clase obrera para la defensa de sus agremiados. Por el contrario de la actual dirección sindical, el movimiento sindical de base debe enarbolar la bandera de su independencia total con relación a los patrones y sus representantes en el gobierno, para poder defender a manos libres y en plena libertad los intereses de los trabajadores.

El sindicato debe, no sólo conservar sino y más importante debe invertir todos sus esfuerzos para fortalecer su capacidad de lucha mediante la consolidación de la organización, mediante el aumento del número de afiliados entre los trabajadores legales y sobre todo entre los indocumentados que son mayoría en el campo, para impulsar y realizar tácticas militantes como huelgas y boicots sea local, estatal o nacional con el objetivo de imponer los derechos de los trabajadores sobre los patrones y sus representantes políticos. Esa es la función por las cuales la UFW fue fundada por César Chávez.

El fundador de la UFW, César Chávez, denunció al Programa Braceros –una forma previa del Programa de Trabajadores Huéspedes– por las condiciones esclavas de trabajo y como un intento para minar la capacidad de negociación de los trabajadores agrícolas. En la actualidad este Programa cuenta con la oposición de los trabajadores indocumentados que ya trabajan y residen ilegalmente en Estados Unidos, porque son amenazados con ser desplazados por los trabajadores contratados bajo la custodia oficial. Incluso el Programa de Trabajadores Huéspedes es rechazado por muchas de las organizaciones sindicales y comunitarias que luchan por la ampliación de los derechos de los trabajadores inmigrantes, a causa de que el plan oficial atropella la dignidad humana, explota despiadadamente a los trabajadores y los coloca en una situación desigual.

Los trabajadores agrícolas, legales o indocumentados, necesitan de una UFW que luche por el establecimiento de políticas agrícolas que no sirvan como un instrumento al servicio del aumento sin cesar del capital agrícola y para la destrucción (en una competencia desleal), de los campesinos de los países latinoamericanos y mexicanos en particular, en el marco de los Tratados de Libre Comercio. La UFW debe romper con su política de subordinación a los políticos demócratas y republicanos, a los patrones y al Estado. La UFW debe volver a sus raíces como sindicato clasista

La UFW debe luchar por conseguir empleo para todos los trabajadores, legales e indocumentados, y en igualdad de condiciones bajo la ley. La UFW debe luchar por la legalización- documentos para todos, y no bajo las condiciones que quieren imponer mediante AgJOBS, por el reconocimiento de los trabajadores inmigrantes como un componente de la clase trabajadora norteamericana, con derechos plenos.

En vez de convertirse en una empresa contratista, la UFW debe revisar escrupulosamente la intermediación de las agencias de contratación laboral en la industria agrícola y responsabilizar legalmente a la administración del capital agrícola por las condiciones económicas y laborales en los campos agrícolas, para poder negociar directamente con los dueños capitalistas y no con agencias contratistas de dudoso comportamiento y capacidad de administración de mano de obra.

La dirección de la UFW debe apartarse de cualquier tipo de sociedad con el capital agrícola.

Mediante luchas heroicas de la clase obrera organizada en los Estados Unidos estas conquistas obreras se encuentran entre las mayores de toda la clase obrera mundial, y los dirigentes sindicales tienen sobre sus hombros la gran responsabilidad de conservarlos. Ese es su principal mandato como representantes sindicales.



8 Responses to “AGJOBS: MODERNO PROGRAMA BRACERO”

  1. On April 12, 2011 at 1:12 am ARACELI URIARTE ARELLANO responded with... #

    HOLA……LEI TODA LA INFORMACION Y ME GUSTO MUCHO KE MEDIANTE ESTOS MEDIOS NOS INFORMEN TANTAS COSAS KE IGNORAMOS.MI ESPOSO HE HIJO TIENEN TRES TEMPORADAS TRABAJANDO, COM LA VISA H2_A.Y CADA KE EMPIESA N LAS TEMPORADAS DE TRABAJO ES UN SUFRIR PARA KE LOS MAYORDOMOS LES VUELVAN A DAR TRABAJO YA KE,HAY PREFERENCIAS POR FAMILIARES AMIGOS ETC,ETC,HASTA PIDEN DINERO PARA VOLVERLES A DAR TRABAJO,ME GUSTARIA SABER POR FAVOR SI HAY UNA OFICINA EN CALIFORNIA HO ARIZONA DONDE SE PUEDAN APUNTAR,PARA KE SIEMPRE KE TERMINE LA TEMPORADA YA TENGAN ASEGURADO SU LUGAR PARA EL PROXIMO AÑO,SIN KE HAIGA KE PASAR MIEDO Y DE KE EL MAYORDOMO YA NO LOS LLAME POR LO KE YA LES EXPLIKE ANTERIORMENTE?POR FAVOR CONTESTENTE MUCHAS GRACIAS

  2. On June 9, 2011 at 5:51 am carmen ponce meléndez responded with... #

    En efecto, el programa de trabajadores huespédes cumple con la función de esquiroles al interior de las organizaciones sindicales de USA, gracias a la complicidad de algunos sindicatos como UFW. Por otra parte me parece que el tema de inmigración siempre será visto como un asunto de seguridad, USA es y pretende seguir siendo un país coliniasta y sabe que tiene cuentas pendientes con el resto del mundo, al que pretende dominar, un claro ejemplo es Septiembre 11. Como bien señala la disparidad salarial entre agrícultura y servicios es un factor que íncide en varios aspectos: la mano de obra mexicana más descalificada o más vulnerable se queda en la agricultura, en segundo término pasa a la construcción y después a los servicios, mientras que los trabajadores norteamericanos más o menos calificados están en industria y servicios. Pero hay que recordar que el proceso de globalización provocó que las grandes insdustrias se maquilizaron y su mayor operación se traslado a los países emergentes, los de mano de obra barata, generándose un crecimiento significativo del sector servicios en USA. La economía norteamericana requiere de esa mano de obra barata en su territorio pero con sus propias reglas y el “TRABAJO” de los y las trabajadoras inmigrantes es defenderse y conseguir las mejores condiciones: empleo y salario digno. Hace dos siglos a los “hacendados” del sur de Estados Unidos les era indispensable la mano de obra de los esclavos negros, pero con la condición de esclavos, la población afroamericana tiene 200 años peleando por lograr una igualdad, no solo laboral sino de derechos civiles.
    Los que vivimos en México consideramos que el Gobierno y nosotros también tenemos una responsabilidad moral y política con nuestros conciduadanos en Estados Unidos, están allá por culpa de la política económica de este país y deben recibir nuestro apoyo no sólo en materia laboral, derechos humanos, etc.. También luchamos por cambiar esa política criminal que expulsa lo mejor de su país que es su gente, sus recursos humanos.

  3. On June 9, 2011 at 2:45 pm Al Rojas responded with... #

    LA SOLUCION ES QUE EN MEXICO PAGEN SALARIOS JUSTOS ! Y QUE LA OPCION SERIA DE QUE EL PUEBLO MEXICANOS TENGA EL DERECHO DE NO SER EXPULSADOS ! ORGANIZAR A LAS EMPRESSAS Y DEMANDAR SALARIOS JUSTOS ES LA SOLUCION NO MAS EMIGRACION !!!!!!!

  4. On July 26, 2011 at 9:44 pm jose luis flores ortiz responded with... #

    fui bracero en el estado de colorado el ultimo ano dos veces holt colorado y gran yonson quiciera saber si estoy en la lista termine mis contratos en el desahije de vetavel y pisca de tomate manzana durazno y otros . traigo extraviados mis comprobantes que puedo hacer .

  5. On August 1, 2011 at 9:22 pm Fleta Schlender responded with... #

    Simply wanna admit that this is very helpful , Thanks for taking your time to write this. “The cost of living is going up and the chance of living is going down.” by Flip Wilson.

  6. On October 2, 2011 at 9:35 pm posicionamiento natural responded with... #

    Hi El Organizador,
    I know what you mean, The Senate Appropriations Committee voted to attach an amnesty amendment to the Iraq supplemental spending bill. It provides a 5-year visa for up to 1.35 million illegal agriculture workers—but the cap of 1.35 million does’t count spouse & kids, bringing the total amnesty to about 3 million.

    The illegal alien would have to show he was illegally employed in agriculture for a total of less than 22 weeks during a four-year period!

    Once an illegal alien met minimal qualifications, he would be entitled to:

    Bring his spouse & kids here, or legalize their status, if they are already here illegally;

    Official U.S. government identification documents, including valid social security number—with which he would be able to apply for a driver’s license—and a work permit (spouses would be allowed to apply for work permits, as well); and

    Immunity from prosecution for committing social security fraud if he had been working illegally with a false or stolen social security number.
    Regards

  7. On October 2, 2011 at 9:36 pm posicionamiento natural responded with... #

    G’Day! El Organizador,
    Thanks for that, They will possibly get passed this year. Now, before you all attack me like you always do, listen to my arguments

    Dream Act – Many of you said go to Iraq and fight for citizenship and the undocumented students can do that. They can also go to school and earn legalization that way. I know you are worried about the in state, but consider this: 10 states already have that and undocumented students do not care about in state that much. They just want to go to school and be legal, they are not criminals for being brought here. So if dream has no in staate, that is fine

    AgJobs – The price of strawberries and other fruits and vegies going up, have you noticed? The 4.3% unemployed(and even less everyday) do not want to work on farms. Some of you had a teen job like that but you would not want to do it for the rest of your life and neither would most americans and legal immigrants.

    Are you that cruel not to allow kids get legal status when they would fight in your war to do so?
    Cheers

  8. On November 19, 2012 at 5:16 pm AL Rojas responded with... #

    For the people who state the following “The 4.3% unemployed(and even less everyday) do not want to work on farms.”, do you really believe That Unemployed Workers would elect to “Migrate” by crossing the Mexican “Border” to work for what the Mexican Congress Proposed “Labor Reform” of a minimum Wage of $7.50 Pesos per Hour & “Outsourcing & “Piece Work” has or entice workers to cross the “Border” to seek employment Absolutely Not,so the Issue real issue is a “Decent Wage” & benefits & that is not the case in Mexico,so what we have hear is that in at least in “Agriculture’ workers are paid the lowest wages why because in most harvest’s the worker performs on a “Piece Rate system” & not by the hour,so why is this where a “Grower Gives you a “Bucket” he or she will instruct you I will pay you at $0.50 cents a Bucket,even though State Law say’s the employer must pay at least the “Minimum Wage” consistent to the hour’s you work or produce “Volume” & to who’s advantage,Yes the employer that means that you also only work on the piece rate system on average no more that 5 to 6 hourper day ,now do your “Math” 5×8 = $40.00 per day (5-6 hrs),my point Do you Really believe that Family of 5 & Rent or House payment & other incidentals is going to be encourage to work in the “Fields” at that rate & Survive ?.

    Now if they paid a decent wage of at least $15.00 an hour I bet you would have workers fighting for those jobs !,how do I know,well when I was the UFW Union Representative in the Napa region I encountered that the “UFW Union Contract at most Union Ranches had a “Waiting List” P[us a Seniority list (Waiting) & at least more that half were Local “Whites & Mexicans,why because the UFW Contract at that time (1973) was paying at least 50% more plus Benefits,Vacation,Medical Health,Pension,in other words Most Non-Union Growers were Hiring workers that were newly arrived “Migrants” & would work at what ever wage being offered & most cases the Growers would take advantage of the workers Venerability –they new they were “Undocumented”,but mind you it wasn’t the Employer who abused the worker but the “Contractor or Supervisor by Cheating the worker Do you really believe that that worker was going to File a labor “Complaint with the State labor Commissioners office absolutely NOT so what’s the answear —-LA SOLUCION ES QUE EN MEXICO PAGEN SALARIOS JUSTOS ! Y QUE LA OPCION SERIA DE QUE EL PUEBLO MEXICANOS TENGA EL DERECHO DE NO SER EXPULSADOS ! ORGANIZAR A LAS EMPRESAS Y DEMANDAR SALARIOS JUSTOS ES LA SOLUCION NO MAS EMIGRACION !!!!!!!

Add your response